Publicidad:
La Coctelera

MEMÓRIAZUL

Espacio construido para preservar la memoria de todos aquellos falangistas que vivieron y murieron por una España mejor.

Categoría: Artículos

30 Enero 2010

"TARAF" - ¿Le interesaba a Franco la liberación de José Antonio? (I)

 Por Roger López García.

Nuestro camarada José María García de Tuñón Aza ha renunciado a la posibilidad de réplica a las consideraciones de Ricardo Fernández Coll, por lo que para no dejar cojo el debate asumiré ese papel como defensor de la opinión (que comparto) de que Franco no hizo todo lo que estaba en su mano para salvar a José Antonio Primo de Rivera.

 En primer lugar quisiera marcar la diferencia entre lo formal y lo real. Hay una ancestral expresión que utilizan los iraníes en su idioma, "Taraf", equivalente al árabe "Taqquiya", cuyo significado es: "Disimulación de las convicciones, ideas, sentimientos, opiniones y/o estrategias, adoptadas en caso de peligro inminente. El concepto original fue aplicado solo a los que mentían al asegurar que no eran musulmanes para evitar algún daño de los infieles, pero en la actualidad se ha extendido a la idea de que mentir es aceptable cuando se busca un "propósito superior". La aplicación práctica del término en Irán es hacer promesas para complacer al que la recibe, mientras que no se tiene ninguna intención de cumplirla"1.

Elíjase cualquiera de las acepciones a gusto del que lee estas líneas, pero en mi opinión la actitud de Franco respecto a los intentos de rescate de José Antonio no encuentra mejor término para definirla que este tomado del parsi: "Taraf".

....................................................

Un análisis serio de los hechos podrá ser tachado de suposición o elucubración si no está avalado por documentos oficiales o confrontado por los testimonios de los protagonistas u observadores directos (una vez segregado todo aquello que pueda ser interesado), pero volviendo a la diferencia entre lo formal y lo real, hay que intentar no sobrevalorar ese tipo de documentos como condición "sine qua non" para ratificar las tesis expuestas, porque cualquier documento que exprese intenciones si no es avalado por acciones reales no pasa de ser papel mojado.

Dicho lo cual podemos pasar al análisis de los hechos y circunstancias:

¿Le interesaba a Franco la liberación de José Antonio?

1.- Situación en septiembre / octubre de 1936:

 Durante los primeros compases del conflicto, los líderes políticos que podían hacerle sombra están neutralizados: Sanjurjo y Calvo Sotelo han muerto, Gil Robles es exiliado a Lisboa, el Príncipe Don Juan es expulsado tras su intento de incorporación a filas.

 El movimiento falangista está descabezado: Onésimo Redondo, Julio Ruiz de Alda, Fernando Primo de Rivera y Ramiro Ledesma Ramos, han sido asesinados. José Antonio y Fernández Cuesta están encarcelados.

 El 27 de septiembre Franco es nombrado por la Junta Militar, Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos. Sin solución continuidad, se inicia una campaña de exaltación a la persona de Franco como personificación del líder. Lemas como: "un estado, una patria, un jefe", "una patria, un caudillo" o "Los césares son siempre generales victoriosos" pasan a ser parte del paisaje cotidiano de la zona nacionalista.

 Solo tres días después del Alzamiento, se había producido el primer encontronazo entre José Andino, Jefe provincial falangista de Burgos, y el General Mola al serle recriminado al militar el incumplimiento del plazo de nombramiento de autoridades civiles, estipulado por José Antonio como condición impuesta a la participación de los falangistas en el Alzamiento

El Coronel Cañizares, gobernador militar de Badajoz, falangista como Yagüe, se niega a colaborar con el General Queipo de Llano.

El Coronel Yagüe renuncia al mando en desacuerdo con la decisión de marchar sobre Toledo, pero aun así apoya a Franco en su investidura.

 Hedilla se ha propuesto firmemente acabar con la intervención de falangistas en la represión indiscriminada en retaguardia.

José Antonio desde Alicante, ha confeccionado un análisis de las consecuencias y soluciones del conflicto, previendo el triunfo de la reacción tras el levantamiento de militares honrados pero mediocres; propone el cese de las hostilidades, la amnistía general y un gobierno de concentración. Se ofrece por carta remitida el 9 de agosto al Presidente de las Cortes, Diego Martínez Barrios, a trasladarse a la otra zona - dejando como rehenes a sus familiares - para intentar negociar la paz.

El 2 de octubre en la entrevista Jay Allen, ante la indicación de este de que en la otra zona los reaccionarios luchan por recobrarse y no por reformarse, José Antonio declara: "Si eso es así, están equivocados. [...] Tendrán que cargar conmigo. Usted sabe que yo siempre he luchado contra ellos. Me llamarán hereje y bolchevique".

Con este bagaje y teniendo el campo libre para su consolidación en el liderazgo ¿Podía Franco permitirse el lujo de rescatar a José Antonio? ¿Un José Antonio que unificara el mando falangista, pusiera orden en la retaguardia, limpiara sus filas de advenedizos y exigiera la entrega del mando político a la autoridad civil?

Por otro lado ¿Podía Franco permitirse el lujo de negarse oficialmente a su rescate, a riesgo de enfrentarse a la fuerza política que más activos aportaba a la causa nacional?.

En mi opinión la respuestas es un claro NO a ambas. La solución era poner el asunto en manos de quién positivamente sabía no estaban preparados para asumir la misión y en caso necesario (y esto sí es imposible de probar) poner en las ruedas los palos necesarios.

.........................

1er. Intento: Plan de soborno del anarquista conocido como "El Vaselina" y golpe de mano a la cárcel de Alicante.

- 03SEP36_ Julio Mauricio Carlavilla y Miguel Primo de Rivera y Cobos de Guzmán son autorizados por la Junta de Mando Provisional y la Junta de Defensa para desplazarse a Portugal con plenos poderes para negociar apoyos para el rescate.

- Los portugueses se niegan a realizar el trasporte a Alicante y los alemanes se ofrecen para hacerlo.

- 08SEP36_ Recogida de 1 millón de pesetas del Banco de Sevilla a Agustín Aznar Gener, autorizado por Franco desde el C.G. de Cáceres.

- 17SEP36_ Llegada del grupo de doce falangistas a Alicante a bordo del ILTIS.

- Aznar es desembarcado con pasaporte alemán y alojado en casa de un fascista italiano propietario de una heladería. Comienza la pugna entre el cónsul alemán Von Knobloch y el encargado de negocios Völckers  (contrario al rescate).

- 19SEP36_ El resto del grupo de rescate, menos Garcerán es devuelto a zona nacional por orden del contralmirante Boehm.

- 22SEP36_ Aznar es reconocido, localizado y detenido en un restaurante. Escapa y se refugia en el consulado alemán. Le quitan los papeles de autorización para el rescate que porta.

- Un camión embiste el coche de Von Knobloch. Se sospecha que ha sido un atentado contra el cónsul.

- 25SEP36_  Aznar embarca en el ILTIS con uniforme alemán / El cónsul es expulsado ese mismo día en otro buque.  

Elección de un buque alemán como base de acción:

 Desde antes de la guerra el régimen nacionalsocialista alemán fue considerado un enemigo por las izquierdas. No en vano una de las acusaciones formuladas poe el tribunal popular contra José Antonio fue el haber conspirado junto con el General Sanjurjo para obtener protección, ayuda económica y armas a cambio de concesiones de nuestro suelo.

 El 27 de Julio de 1936 se había decidido el envío de material bélico a España  por parte de Hitler. 87 expedicionarios alemanes acompañaron a los aviones HE-51 y JU-52 que empezaron a operar el 15 de agosto. 

 Consecuentemente era más que lógico que a pesar de que todavía no se hubieran roto formalmente las relaciones diplomáticas, la llegada de un buque alemán a cualquier puerto republicano fuera susceptible de especial vigilancia y seguimiento del personal desembarcado por parte de los servicios de contrainteligencia y seguridad republicanos.

 Elección de Agustín Aznar para las gestiones en tierra:

 Campeón de Castilla de lucha grecorromana, significado en las escaramuzas universitarias con la FUE y famoso por haber propinado una paliza a su presidente Montes y al jugador de rugby Mascaró. Desempeñó importantes misiones en la Primera Línea y en actuaciones de acción directa como el asalto a la facultad de medicina y a los almacenes Sepu de Madrid. Fue Consejero Nacional y Delegado de Milicias y al producirse el Alzamiento se encontraba detenido en Vitoria donde fue liberado.

 En resumen. Su persona era sobradamente conocida en los ambientes policiales y su corpulencia le hacía altamente reconocible, lo cual le descartaba como persona idónea para realizar una operación encubierta en territorio enemigo pese a su innegable entusiasmo e implicación. Como así resultó.

Puntos oscuros y factores sospechosos:

"Un espía de Mola":

En las autorizaciones de la Junta Militar y de la Junta de Mandos Provisional de FE de las JONS, junto con Miguel Primo de Rivera y Cobos de Guzmán figura como falangista un tal Julián Mauricio Carlavilla.

Julián Mauricio Carlavilla del Barrio (Mauricio Karl) no era falangista sino un inspector de policía amigo personal de  Mola. Comenzó su colaboración con el General en los años 30, cuando este ocupaba el cargo de Director de Seguridad especializándose en el trabajo secreto como agente provocador infiltrado en grupos de izquierda.

Fue expulsado de la policía en 1935 y huyó a Portugal tras verse envuelto en un intento de asesinato a Manuel Azaña. En Lisboa se le vincula a Sanjurjo y  su regreso a España después del Alzamiento se incorpora al Cuartel General de Mola2.

Tras sus gestiones en Portugal desaparece misteriosamente de escena.

"La huida de Aznar":

Durante su estancia en Alicante, ¿no se encuentra para Aznar mejor hospedaje que la casa de un fascista italiano susceptible de ser sospechoso por su nacionalidad?. Recordemos que el apoyo militar Italiano al bando nacionalista también había comenzado el 26 de julio de 1936.

Tras su reconocimiento y detención con pasaporte alemán falso, en la que le son incautados los documentos que delatan la operación, en un increíble alarde de buena suerte logra escaparse por el ventanuco de un servicio pese a su corpulencia, atraviesa Alicante hasta la embajada alemana  sin tropiezos y finalmente logra salir y embarcar disfrazado de oficial alemán embutido en un uniforme que ni le abrocha.

 "El golpe de mano abortado":

Desde el principio se hace patente el enfrentamiento entre el favorable cónsul alemán (Von Knobloch)  y el reluctante encargado de negocios  (H. Vöelkers).

 Siguiendo órdenes de origen desconocido, el almirante Boehm, devuelve a zona nacional al grupo de rescate, desbaratando la posibilidad del golpe de mano.

 Años después declararía en su diario: "... da la impresión que los propósitos negociadores de los rojos eran una trampa". Sin embargo el día que toma la decisión no había lugar para la sospecha dado que Aznar y sus documentos no serían capturados hasta 3 días después.

 Conclusiones:

 - Si hubiera habido verdadera intención de organizar un rescate con posibilidades de éxito, la operación hubiera sido dirigida en su totalidad por Carlavilla, que era quién contaba con la experiencia y los contactos adecuados. En cualquier caso su intervención en los primeros compases  de la acción demuestran a las claras que la operación estaba monitorizada por Mola.

 - Tanto la elección de Aznar como agente infiltrado, como de la embajada y buques alemanes como base de operaciones fue un claro error, dado que uno tenía todas las posibilidades de ser reconocido y otros de estar bajo continua vigilancia. 

 - Las actitudes contrapuestas del cónsul y el encargado de negocios y la orden de retirar el grupo de asalto por parte del almirante, dan la impresión de que o por parte española o por parte alemana alguien da órdenes encaminadas a boicotear el intento de rescate.

 - La narración de la captura de los documentos, así como la localización, arresto y huida de Aznar, son difícilmente creíbles. ¿Mintió Aznar? ¿Fue una simulación para dar por fracasada la operación?

 - Aventurando posibilidades, lo lógico hubiera sido utilizar un agente profesional para llevar las negociaciones, hospedándole en un piso franco ajeno a toda sospecha. En caso de haber decidido la utilización de un grupo de asalto este debía haber sido compuesto también por profesionales y desembarcados tras ser trasportados por submarino o "Bou" desde Mallorca.

 (Finalizará en la siguiente entrega)

.........................

NOTAS:

1.- What is the meaning of 'taraf' in Iran? - WikiAnswers

2.- Hispania Nova. Nº 7 - Paul Prestón (2007).

servido por memoriazul 11 comentarios compártelo

21 Enero 2010

Debate sobre la intervención de Franco en los intentos de rescate de José Antonio (II)

Contestación a la 2ª parte del artículo de José María García Tuñón de Aza

 Verdaderamente me ha llamado poderosamente la atención, él qué no aporte ningún documento García Tuñón. Su escrito no aporta ninguna «documentación fehaciente», aunque  se apoya en las opiniones (no digo sin aval, pues seria muy grave) de otras personas, que indudablemente tienen su opinión, equivocada o no, pero que siguen sin aportar documentación.

 Primero, como anteriormente hice, analizaré dentro de mis conocimientos, los argumentos de esta segunda parte y después relacionaré los  documento, pocos, eso sí, que yo he aportado y que García de Tuñón parece ser que desconocía, pues pone en duda su veracidad. 

 1º - Recibo del gobernador del Banco de España en Sevilla:

 Libro "Testimonio de Manuel Hedilla" Ediciones Acervo 1972, "Libro escrito por Maximiano García Venero bajo la dirección de Manuel Hedilla"  -Comentario de este  recopilador; Ninguno de los dos, tenia simpatía por Franco y lo digo con palabras suaves.

Página 225:  "Aún no era Franco jefe del Estado, Aznar, al que acompañaban doce falangistas más, entre ellos su hermano Guillermo, Fernando Alzaga... y Rafael Garceran, visitó al general Franco en Cáceres. Después se entrevisto con Queipo de Llano. Éste de acuerdo con Franco, le facilito un millón de pesetas en billetes que fue extraído de las cajas del banco de España en Sevilla. Por cierto, a las doce de la noche,  los efectivos metálicos de la sucursal sevillana en aquella fecha primeriza de septiembre ascendían tan sólo a seis millones de pesetas."      

 Con esto queda demostrado, por escrito, sin ninguna documentación, sólo el libro, la entrega del millón de pesetas. A la verificación del dato, cosa que a mí me es imposible por todo tipo de razones, al señor García de Tuñón, cuya profesión es historiador, le corresponde si no lo ha hecho todavía, el intentar hacer las averiguaciones pertinentes, para ratificar o desmentir a Hedilla y a García Venero en esta cuestión.

No he podido localizar el libro en el que localicé el nombre del director del Banco de España; uno de mis fallos que reconozco y procurare enmendar en mis próximos escritos. En este caso en concreto solo anote la referencia de Hedilla.

2º-  Como lo tengo a mano y estoy leyendo el libro citado, aprovecho para aclarar también lo expuesto por García de Tuñón:

"... da otra serie de nombres -entre ellos Rafael Garcerán-  que bajo el mando de Agustín Aznar están embarcados en el torpedero alemán Iltis y a los que, por cierto, en ningún momento cita un libro editado en Buenos Aires en 1994..."  

 El libro de referencia que por cierto ya aclare, que no leí y no conocía, es "Crucero 25 de mayo. Proa al Mediterráneo... Agosto 1936". Buenos Aires, 1994. Parece ser, si no me confundo, que lo que quiere decir García de Tuñón, es que pongo nombres al azar, o me los invento, pues en la página citada y en el párrafo que he trascrito,  si consta y por tanto nos encontramos en la misma cuestión, se lo inventa Hedilla o se lo inventa García Venero.

 3º -  La exposición que hace sobre el libro de Pedro Sáinz Rodríguez "Un reinado en la sombra"

 «... que cuando consultaron por telegrama al Cuartel General de Salamanca, la respuesta fue No interesa. De manera -sigue escribiendo Sainz Rodríguez- que lo que queda claro es que Franco no tuvo interés en que se salvase a José Antonio»

 Creo y escrito está, que en ese libro consta la fotocopia de un telegrama, en la cual puede leerse las palabras  "No interesa, no interesa", y también lo que don Juan de Borbón, en el mismo libro contesta:

 "...Llegó a decirse que hubo un telegrama. Yo no tengo el tal telegrama, aunque sí me comunicaron el texto: "No interesa, no interesa", así, repetido."

 Entonces me pregunto yo si el telegrama no existe, pues parece ser fue destruido o inventado, la pregunta es muy clara ¿Qué se pretende con el montaje fotográfico de ese telegrama? Y el comentario de Sáinz Rodríguez  "Franco no tuvo interés en salvar a José Antonio" Mi opinión es la totalidad de mi escrito, esta opinión de Saiz Rodríguez me suena a "Miente que algo queda"

 Y verdaderamente si el libro en sí mismo reconoce, que no existe físicamente este telegrama y además se inventa un montaje fotográfico, como un historiador puede dar por hecho esta aseveración. Lo siento García de Tuñón, no es ninguna prueba.

 Además, para que no se olvide, yo dije, copiando la frase, que Pedro Sáinz Rodríguez, era "un enemigo cordial"  pero el señor Sáinz Rodríguez, que había sido ministro con Franco, siempre fue un conspirador nato y que sus últimas actuaciones políticas fueron en apoyo de don Juan de Borbón, que verdaderamente, tampoco era, precisamente, amigo de Francisco Franco.

 4º - D. Luis María Anson, monárquico, director de la Razón, diario de tendencia de derechas, reconoce que el telegrama  "No figura en su archivo. Alguien lo destruyó" y así, como bien dice García de Tuñón: no aporta documentación. Osea que seguimos igual.

 5º - En los escritos de Ramón Garriga, todos los nombres que da de personas que protagonizaron intentos, son opiniones igualmente sin documentación Alguno como Maura ya lo mencionó, pero igualmente dejó de mencionar, al presidente francés León Blum, Sánchez Mazas, Princesa Bibesco, el Rey Alfonso XIII y tantos otros más que mencionan los libros, pues me he limitado solamente a relatar aquellos de los que tuvo conocimiento o en los que de una manera u otra intervino Franco

Y la pregunta de Garriga: "¿Se hizo todo lo humanamente posible por salvar a José Antonio Primo de Rivera?" Dígame García Tuñón, ¿la contesta?

 6º - Serrano Suñer, el "cuñadísimo":

 "Ese es un pinto (sic) que me produce frío sólo de pensarlo y, como no me gusta hablar sin fundamento y no lo sé, ya que cuando lo fusilaron yo estaba en la cárcel. Creo que la salvación era difícil, pero siempre me he negado a pensar que fuera imposible"

 Reconoce que estaba en la cárcel, lo otro "no le gusta hablar sin fundamento", García de Tuñón, a mí no me convence, no hay documentación.

 7º - Mercedes Formica, Consejera Nacional del S.E.U. en el año 1935, su antigüedad es superior, pero no viene a cuento, solo recordar que fue falangista de la primera hora. De ella nos facilita García Tuñón, dos frases:

 «¿Qué hubiera sucedido con José Antonio si se hubiese salvado? Los intentos realizados para liberarlo de su prisión de Alicante todavía permanecen en la sombra»

 Por desgracia no nos pone la fecha de esa frase, ni tampoco la de la segunda:

 «Mi desengaño llegó cuando comprendí que Franco no salvaba a José Antonio porque no quería"

 Frase interesante para la tesis de García de Tuñón, pero que no aporta ninguna documentación para tal aseveración y recordemos que pasados unos años del régimen de Franco, muchos de los que hemos mencionado, por causas diversas se separaron de ese régimen y sus opiniones variaron, pero ninguno ha aportado prueba alguna de que no se hiciese nada para salvar a José Antonio.

 Mercedes Formica, si conocía algo, sería lo que le habría informado, algún "amigo" de Franco, que lógicamente solo era de palabra, sin prueba ninguna.

 8º Stanley Payne:

 "En parecidos términos se expresaba Stanley Payne cuando el periodista le preguntó si Franco había hecho todo lo posible por Salvar a José Antonio. Le contestó el hispanista: «En la última etapa, cuando la situación era más difícil y la vida de José Antonio pendía de un hilo. Franco empezó a negar recursos, alegando presiones internacionales y problemas políticos. A Franco no le convenía políticamente salvar la vida de José Antonio»"

Payne, historiador, en España al menos totalmente conocido, da igualmente su opinión, y en que se basa, ¿Qué recursos negó Franco?, ¿Que presiones internacionales tenia Franco?, ¿Qué problemas políticos tenía Franco?, En el corto espacio de tiempo que va desde el 3 de septiembre de 1936 al 20 de noviembre del mismo año. Es fácil decir esto o aquello, pero como dice el refrán "Pruebas son amores y no buenas razones" 

 Y esta es mi opinión de Payne (Ahora me hago propaganda), la tengo escrita en un libro que no sé  si se editara algún día, pues yo no soy historiado, y ni tan siquiera conocido en ningún aspecto literario, para editarlo me han pedido dinero y como no tengo, esta pues en lista de espera.

 Mi opinión sobre Stanley G. Payne:

 El primero de los libros de Payne  en el año 1965, abrió las puertas a un sin fin de casos y cosas, que los otros libros leídos por mí sobre el tema, no mencionaban o si lo hacían no concordaba con lo escrito por Payne, su libro, justo es reconocerlo, fue una aportación muy valiosa para la Historia de la Falange, pero una vez impuestos del tema, la Falange y José Antonio, y analizado el contenido del libro, siempre hasta el 17 de julio de 1936, nos encontramos con infinidad de errores y opiniones completamente alejadas de la verdad histórica. En su segundo libro el editado en el año 2003, continuo manteniendo la mayoría de sus equivocaciones, añadiendo alguna otra, fruto quizás de la lectura de algún otro historiador y de su propia creación; Caso Queipo de Llano, pues habiendo leído el libro de Gil Pecharromán, que demuestra documentalmente lo contrario de lo que él afirma, (y sabiendo cosa aprendida por mí, de él) se olvida que al aplicar el método Tucidides "... los recuerdos personales fácilmente se encuentran sujetos a exageración" Y cosa curiosa, lo más importante de la vida de un partido político es su propia legalidad, y, Payne no menciona el juicio más importante de la Historia de la Falange Española y la sentencia del Tribunal Supremo que la confirma, solo comenta someramente los  juicios que se siguieron contra José Antonio, pero no se olvida de recordar  que "Casares Quiroga declaro en las Cortes que la Falange ilegal era el principal enemigo del gobierno..."

 Osea, que siendo un gran historiador, sufre errores como cualquier otro ser humano, pero esos errores se agravan cuando la tendencia de uno es contraria al tema de que se trata y deja que solo se  acepte (con escasas excepciones) lo que a su pensamiento le va mejor. Y como sé que esta frase puede dar lugar a otra contestación como: "Estas últimas palabras me llamaron poderosamente la atención porque él no cumplía lo que, como iremos viendo, exige a los demás.", que García de Tuñón, con toda delicadeza me dedica, aclaro una vez más que para mí y mientras no se demuestre documentalmente, Franco hizo lo que pudo para salvar a José Antonio. ¿Que pudo hacer más?. Demostrarlo. 

 9º - Remigio Fernández Gómez. Como en todos los libros, hay siempre algo interesante, y en este en concreto García de Tuñón, ha encontrado la frase: "Franco ha ganado la mayor y mejor batalla de esta guerra".

Verdaderamente una frase muy sugerente, pero aunque yo no recuerdo ninguna, algún lector si recordará que existían durante la guerra y después, infinidad de frases en contra de Franco y esta en concreto, parece estar hecha para que los falangistas de aquella época y en aquel momento, en que se le daba propaganda, odiaran más a Franco y dejaran de seguirle, en su misión de salvar a España del comunismo. 

 Sigue sin aportarme nada nuevo.

10º - Como sensiblemente  (No sé si llamarle camarada, a pesar de  ser quien es, pues, puede salirme con cualquier exabrupto y contestarme airadamente, por que yo soy "francofalangista" como un amigo y camarada nos bautizo en los Gallos de Marzo) José María García de Tuñón, recuerda a los bravos falangistas de la Vega Baja, que intentaron salvar a José Antonio. Sigo su ejemplo y quiero desde aquí expresar mi unión a García de Tuñón en su recuerdo, haciéndolo extensivo a todos aquellos que dieron su vida por Dios y por España.

 Los documentos:

 Considero documento lo escrito por elementos, que intervinieron más o menos activamente, en los intentos de rescate, no las opiniones escritas, más  o menos interesadas de personas que para nada intervinieron en esos intentos y que sus opiniones son totalmente personales debido a sus circunstancias particulares. Y como es lógico a cualquier documento escrito, de esa época, que haga referencia a los intentos,

 José María García de Tuñón de Aza, aporta los testimonios de:

Sáinz Rodríguez, que efectivamente se encontraba en zona nacional nada más empezar el Alzamiento, pero no consta en ningún lugar que tuviera una intervención por minima que sea en algún tipo de negociación tendente a liberar a José Antonio, solo aparece para el famoso telegrama.

 Luis María Anson, creo nació ese año, testimonia de oídos.

 Ramón Garriga, historiador, no intervino para nada y solo da su opinión con interrogantes.

 Ramón Serrano Suñer, él mismo lo afirma estaba preso y no intervino para nada.

 Mercedes Formica, no intervino para nada, da su opinión sin aportar ninguna documentación.

 Stanley Payne. Historiador, da su opinión, sin aportar documentación. Su opinión puede ser muy importante, pero no demuestra nada.

 Remigio Fernández, no opina solo recuerda una frase de esa época.  Otros que menciona García de Tuñon

 En la nota (IV)  nos dice:

 "El día 22 de febrero de 1986, mantuve una larga entrevista en Madrid con Garcerán, y éste en ningún momento manifestó que la misión que llevaban tuviera el apoyo de Franco, más bien todo lo contrario."

 Y es uno de los dos testimonios, de los que intervinieron, que nos aporta García de Tuñon, pero él, García de Tuñon, no le preguntó si tenia o no tenia el apoyo de Franco, y sí se lo preguntó, le contestó dubitativamente, puesto que no nos da una respuesta concluyente, lo deja en "más bien todo lo contrario". ¿Que le dijo para que usted afirme que no les ayudo?.

 Documentos escritos de esa época, no aporta ninguno o hemos de considerar documento el famoso telegrama "fantasma" que no aparece nada más que en un absurdo montaje.

 El otro testimonio directo Federico Menéndez Gudín que solo afirma:

 "Mire, un golpe de mano allí y entonces no hubiera sido cosa fácil. Eran mínimas las posibilidades de éxito." Que por cierto también nos habla del "Iltis", su aportación esta avalada por otros participantes, no existe novedad y no aporta prueba en contra de la ayuda de Franco."

 Mis documentos

 Los libros señalados de los personajes que intervinieron S.i mienten yo no tengo la culpa.

 "Testimonio" de Hedilla

 "La Información del Lunes"  de Cádiz, articulo de Carlos  María Rodríguez de Valcárcel, que participo en el intento.

 Cartas de Hans Joachim Von Knobloch, de fecha 16 de abril de 1975, 2 de noviembre de 1975 y 2 de septiembre de 1976

 "Si la memoria no me falla" de José Antonio Giron de Velasco, Editorial Planeta, 1ª edición, 1994

 Documentación aportada en los libros y demás escritos de Ángel Viñas, el cual no certifica documentalmente que Franco no prestara ayuda.

Otros documentos escritos

 Documento de la Jefatura de la Junta de Mandos Provisional ( de Falange -copia literal autorizando a Mauricio Carlavilla y Miguel primo de Rivera [y Cobos de Guzmán], que en el documento no lo precisa, pero que lógicamente no se trata del hermano de José Antonio, que García de Tuñon, quiere hacer confundir)  Para sus gestiones en Portugal.

 Documento de la Junta de Defensa Nacional de España, copia literal

 Documento carta de "Paquito" Largo Caballero, preso en Sevilla

 Estos documentos se encuentran en  "España en Llamas" Ediciones Acervo, 3ª edición 1970 página 233 de Bernardo Gil Mugarza.

 Declaraciones varias, (no opiniones), que por su circunstancia de estancia o personalidad, supieron del asunto en el año 1936

 "Alicante 1936-1939" Editora Nacional 1974 de Emilio Chipont.

 "Guerra y vicisitudes de los españoles"  Editorial Grijalbo 3 edición 1977 página 176.  Zugazagoitia.

 "José Antonio, Salamanca... y otras cosas" de Sancho Dávila, Afrodisio Aguado S.A. - Editores Libreros, Madrid 1967"

<<<>>>

 Existen otros muchos libros escritos etcétera que tratan sobre el tema, pero por repetir conceptos ya sabidos, no los menciono, los que a continuación relaciono son nombrados en él artículo, pero tienen poca importancia:

 "La España política del siglo XX" Editorial Plaza & Janes, S.A., Editores, 2ª edición, mayo 1971, de Fernando-Díaz Plaja

 "José Antonio ese desconocido" de Antonio Gibello, Editorial Dyrsa 1985

 "La Historia se Confiesa" Editorial Planeta, 1976, Volumen III, de Ricardo de la Cierva.

 Comentario final  (De momento, si no hay replica)

 Las opiniones de García de Tuñón y la mía son completamente distintas, yo me baso en la poca documentación que hay, para explicar mi teoría y García Tuñon, se basa en declaraciones, casi todas interesadas, en dejar en mal lugar a Franco  y que se producen sin prueba documental de ninguna clase.

He dejado de explicar otros hechos anecdóticos de los intentos de rescate, sobre todo la aventura de Aznar en Alicante, por considerarla rara, por no decir otra cosa y por información que me proporciona una de las cartas de Von Knobloch y me he limitado a explicar la información, en un orden cronológico, que no sé si ha salido perfecta o no, pero de ninguna manera es ""Totum revolutum"

Espero haber aclarado  el tema lo mejor que puedo y aprovecho está ocasión, para solicitar a  nuestros lectores, que si conocen datos, que consideren interesantes para esta polémica,  se sirvan escribir a Memoria Azul, que me consta que gustosamente los publicara.

 En espera de sus noticias, que serán contestadas por lo que a mí me afecta, aprovecho para saludar a todos cuantos nos leen, falangistas o no falangistas. 

Ricardo Fernández Coll "Richi"

servido por memoriazul sin comentarios compártelo

20 Enero 2010

Debate sobre la intervención de Franco en los intentos de rescate de José Antonio (I)

Como suele ocurrir en todo tema en los cuales se defienden opiniones contrapuestas, se genera un debate a la altura de los defensores de una u otra postura.

Gran altura en este caso.

Para completar la serie de artículos sobre el tema, daremos una oportunidad de réplica a cada uno de ellos y después quedará a su deseo y al vuestro el continuarlo en los comentarios.

Con esto daremos por cerrado el tema que esperamos haya sido de vuestro interés y continuaremos pescando en otros caladeros de nuestra historia.

Vaya de antemanos nuestro agradecimiento a José María y Richi por su buen hacer y camaradería.

..............................................

  Contestación a la primera parte del artículo del historiador José María García de Tuñon de Aza.

La contestación del señor García de Tuñon, me deja perplejo, parece como si mi opinión fuese un delito y por tanto debo ser condenado, en primer lugar, por no aportar pruebas fehacientes -veremos las suyas- y si verdaderamente me demuestra, mí equivocación, gustosamente y con la más sincera humildad del mundo le daré la razón, yo no soy historiador, me auto titulo "recopilador" y todo lo que sé es sencillamente compiilar datos de aquí y allí y los que aporto siempre son demostrables por bibliografía ahora y siempre. ¿Que puede haber alguno error?,  es posible, y para eso, si me equivoco o me equivocan los datos, están los señores historiadores, para rectificarme.

 Esta experiencia con un historiador, que ha escrito varios libros sobre temas de Falange, enriquecerá mi acervo y así en mis próximos artículos si Dios quiere, que pueda hacerlos, intentare corregirme y aplicar las enseñanzas que un historiador me da.

 En segundo lugar menciona parte de mí frase:

 "Existe hoy en día un desprecio considerable-por parte de algunos camarada-hacia aquellos falangistas que sirvieron en las organizaciones oficiales en vida de Franco"

 Para que el señor García de Tuñon, sepa a que hace referencia esta frase  le remito a mi carta abierta en otra revista digital "Gallos de Marzo" y como no viene a cuento en esta contestación, dejamos aparcada está cuestión y pasamos a los posibles errores o falsedades que el señor historiador, me presente.

 1º Tiene usted razón señor García Tuñon, Pilar Primo de Rivera, no podía ser rescatada de Alicante, por que verdaderamente no se encontraba allí. Ha sido un error imperdonable y efectivamente en la página 79 del libro que usted cita consta su afirmación. En mi disculpa solo puedo decir que fue un error totalmente involuntario, pues no consta en ningún lugar que Pilar Primo de Rivera, estuviese en Alicante, durante el tiempo que su hermano estuvo encarcelado antes de la Guerra Civil.  

"La trascripción literal"  En esta cuestión, hay dos parte:

     1ª -  Copiado literalmente del libro "España en Llamas" Ediciones Acervo, 3ª edición 1970 página 233  y si usted, no lo considera documento importante o lo considere falso, está llamando falsificador al autor de este libro Bernardo Gil Mugarza y supongo que estos documentos deben de encontrarse en algún otro archivo, que yo por mis pocas posibilidades no puedo localizar.

    2ª - El que ignore la historia de la Falange, quizás no sepa que Miguel Primo de Rivera y Sáenz de Heredía, se encontraba preso en Alicante con su hermano José Antonio, pero usted, historiador si lo sabe, y entonces porque se extraña, aunque luego diga que puede tratarse de Miguel Primo de Rivera y Cobos de Guzmán.

Una aclaración: No todos los libros que se han publicado los tengo o los he leído, imposible no puedo comprar tantos y yo no me gano la vida escribiendo. El libro Crucero 25 de mayo. Proa al Mediterráneo... Agosto 1936. Buenos Aires, 1994. No lo tengo, no lo he leído y no sabía tan siquiera que existiera.

 Una pregunta: ¿Porque no sigue un orden en sus aclaraciones o es que me quería decir que Garceran, no se embarco en el torpedero "Iltis"?. Me parece que usted usa también el "Totum revolutum"

 3º Parece ser que ese famoso libro que yo no he leído, ni conocía, según usted, no menciona al torpedero "Iltis", en cambio en los libros y documentos que yo menciono, si consta. Serán reseñas falsas. Gracias por su información, no sabia que la revista "Interviú", hubiese publicado ese artículo, ni tampoco que usted hubiese escrito en el periódico "Ya" un articulo sobre ello. Claro que como no viene a cuento lo aparcare también.

 4º Sobre el libro de García Venero y mi apunte, parece ser que usted no lo ve claro en que consistía la asistencia, de los generales Franco y Queipo de Llano. Por si no ha quedado claro, me refiero al primer millón de pesetas sacado del Banco de España de Sevilla.

 5º Grave error, la nota número (6) que nos lleva a la página 72 del libro a Ángel Viñas, que tan amablemente señala el señor García de Tuñon, efectivamente es un error, debe decir pagina 64 del mismo libro, que nos dice literalmente.

"Franco ocupa la posición de primus inter pares, con autorización de la Junta y la aprobación de los demás jefes"

El resto de este apartado que añade el señor García de Tuñon y que cómo hasta el momento no sigue un orden, sino que aplica el "totum revolutum", iré contestando siguiendo su criterio:

 - Nos indica:

«No hemos hallado huellas documentales que permitan comprobar si la formación y envío del comando, en lugar de los dos delegados, se había hecho de acuerdo con Warlimont u otros agentes alemanes en la zona nacional o si, por el contrario, era el fruto de un posterior proyecto falangista»

 Me gustaría saber si esa frase es un documento o una opinión del señor Ángel Viñas. Si es opinión, no es documento y si no es documento, solo sirve como opinión.

 A continuación su otro argumento, los famosos telegramas que menciona Patria Sindicalista, número 7, febrero 1978, página 16. con fechas 20 y 21 y que en su lugar correspondiente, yo menciono, con los días 19 y 21 de octubre, sacados de uno de los libros de Ángel Viñas. Y que parece ser que el señor García de Tuñon no ha llegado a leer. Por si quiere volver a revisarlo vea "Segundo intento de Alicante - El Plan Knobloch".

 6º El millón y los seis millones. Una vez más el historiado lleno de pasión sufre una confusión. El millón de pesetas, es del primer intento de rescate de José Antonio, el segundo intento la cifra que yo menciono es de 4.000.000, pero como parece que no ha leído la segunda parte, confunde esa cifra con el intento de rescate que intervino Maura y Prieto y que también señalo, y es en donde se baraja la cifra de 6.000.000. Señor García de Tuñon, se equivoca.

7º Otro libro que por desgracia no tengo y lo leí  por encima hace muchos años en la Biblioteca, pero no aporta ninguna novedad a lo relatado o que pueda desmentir lo por mí explicado.

8º En cuanto a Aznar, efectivamente, al volver de la Primera Expedición a Alicante, fue a ver al Generalísimo, pero antes en septiembre cuando se organizo, lo (repito) la Primera Expedición a Alicante, junto con Hedilla fueron a ver a Franco y para que no quede duda, la nota (5) de ese primer intento dice así:

"Testimonio" de Manuel Hedilla, Ediciones Acervo, 1976 página 224 " Apenas constituida la Junta de Mando, Agustín Aznar articuló un plan que podía llamarse mixto, pues no descartaba la posibilidad de un golpe de mano sobre la cárcel Alicantina. Tuvo el a pollo de Hedilla, la asistencia de los generales Franco y Queipo de Llano y el concurso valioso y decido, de la Marina alemana..." 

 9º La opinión del señor García de Tuñon, es que como la Fundación Francisco Franco en los cinco tomos editados no aporta ningún documento que avale la intervención de Franco para liberar a José Antonio,  se colige que Franco no hizo nada. Por la misma razón como no hay documentos que avalen que Franco no quiso salvar a José Antonio, Franco hizo todo por salvarlo. Una opinión por otra.

 10º Una vez más su pasión, le hace decir, que toda la documentación por mí aportada, "La carta de Largo Caballero"  "Lo escrito por Gibello"  y "Lo que publico Zugazagoitia", no nos aclara nada. Espero que en la segunda parte  de su contestación, me dé alguna prueba, en contra de la actitud de Franco respecto al rescate de José Antonio.

 ¡SÍ!, tengo que darle la razón y pedirle mil disculpas por su tiempo perdido, porque la frase:

«Nadie ha explicado porqué; pero de creer a Largo Caballero la nota de canje nunca llegó a su destino» ¡NO! Es de David Jato, aquí, desgraciadamente rompí el borrador en el que tenia anotado el libro a que pertenece e incomprensiblemente anote la frase, cómo escrita por David Jato en su libro "La Rebelión de los estudiantes" y al menos la edición que tengo yo de 1975, solo tiene 344 páginas más los índices. Ruego a todos los lectores me disculpen y si encuentro el libro del que procede la frase, lo citare. Aunque esa frase tiene solamente un valor testimonial del autor de un libro, no es una prueba.

11º Sobre el canje propuesto por Miguel Maura Gamazo, como bien indico y usted recuerda:

"... no existe documentación fidedigna sobre el caso y el mismo Prieto en sus escritos, no menciona este episodio", y si se menciona en este articulo es porque de ocurrir, ocurrió al principio de la Jefatura de Franco como Generalísimo. Y por ello tampoco anotó que "personas" entraban en el canje, en plural, pues eran más de una, eran 30.  

 12º  Y último de esta primera parte su argumento:

 "Raimundo Fernández-Cuesta, que estaba entonces preso en zona roja, tuvo ocasión de hablar con Indalecio Prieto, quien, mucho más astuto que Largo Caballero, le aseguró que si en su mano estuviera él soltaría a José Antonio»

 Yo no he dicho algo, que contradiga esa posición de don Indalecio Prieto. En mi escrito solo especifico:

 "Y una vez más no se consumo el canje, Prieto confiesa no poder hacer nada, dada la vigilancia, que la F.A.I., tenia sobre José Antonio."

 Y que reproduzca, o no, Fernández Cuesta, no tiene nada que ver con mi escrito, pues queda clara la posición de Prieto.

 >>>>><<<<<

 Refiriéndome a la primera parte de su artículo, solo puedo arrepentirme y lo reconozco públicamente de:

 1º Error garrafal, incluir a la hermana de José Antonio, entre los liberados de Alicante.

 2º Equivocación grave, poner pagina 72 en vez de la 64

  3º Equivocación, por falta de previsión al anotar una frase, que luego no sé a que libro pertenece.

 Conclusión de esta primera parte, he aprendido, que estos errores, todos ellos involuntarios, invalidan, en parte mi articulo. Por ello en los próximos mirare de esforzarme más para que no vuelva a ocurrir.

Esperanza, en ver esta segunda parte, que creo se referirá a los famosos telegramas y además su opinión final.

 Suyo afectísimo

Ricardo Fernández Coll "Richi"

 Recopilador. (Sin titulo)

servido por memoriazul 1 comentario compártelo

20 Enero 2010

¿SE PUDO SALVAR A JOSÉ ANTONIO? (y II)

 [...] 

Al final, Fernández Coll, hace un resumen de todo lo escrito y encuentra muy claro que detrás de todos los intentos, que él relata, por salvar la vida a José Antonio estaba Francisco Franco. El que no se consuela es porque no quiere, pero siento mucho no compartir ese optimismo porque nadie, hasta la fecha, aporta, ya lo he repetido, ningún documento que acredite semejante actuación, ni tan siquiera el recibo que, según él, firmó el administrador del Banco de España en Sevilla Sr. Barbero -nombre citado por Fernández Coll - dando salida a un millón de pesetas. Tampoco aparece el nombre de la persona que tuvo que firmar el recibí de ese fondo. Para hacer entrega de una cantidad tan elevada tienen que intervenir varios individuos, no se da al primero que llega sin que intervenga varias firmas. Había escasez de divisas, se estaba en plena guerra, y el control de cualquier  efectivo tenía que ser muy estricto. Por eso se me ocurre preguntar: ¿Es que no ha quedado constancia de ninguna clase del pago de ese dinero? De haber sido verdad, en sus archivos tiene que existir, o haber existido, algún papel que nos lleve al convencimiento que aquello fue cierto. Por desgracia, hasta ahora, nadie ha dado con él. 

Dice, por último, que no incluye una reseña de un libro de Sainz Rodríguez, recordándonos al mismo tiempo que, según el historiador Luis Suárez, aquél fue «un enemigo cordial» de Franco. El libro en cuestión da otra versión del posible rescate de José Antonio y su autor dice que un funcionario alemán le contó «que cuando consultaron por telegrama al Cuartel General de Salamanca, la respuesta fue No interesa. De manera -sigue escribiendo Sainz Rodríguez- que lo que queda claro es que Franco no tuvo interés en que se salvase a José Antonio»[i]. Es indudable que a esta palabras no les voy a dar más valor que a otras que han escrito personajes que están a favor de Franco en este asunto, pero no se sostiene lo dicho por Luis Suárez porque entonces se podía pensar todo lo contrario, es decir, Luis Suárez cree en la intervención de Franco porque era de éste «un amigo cordial». Por otro lado, la misma frase «No interesa», la repite Luis María Ansón cuando escribe que a petición de la familia de  Primo de Rivera, la casa real hizo gestiones para salvar a José Antonio y que don Juan preparó un plan con un barco británico para realizar una acción en Alicante y liberar a José Antonio, pero los ingleses solo pusieron la condición de que el Gobierno de Burgos lo aprobara. «Don Juan recibe desde Burgos un telegrama brutal: No interesa»[ii]. A continuación Ansón, dice: «No figura en su archivo. Alguien lo destruyó»[iii] . Como vemos estamos en lo de siempre, todos dan su versión de los hechos pero nadie aporta un solo documento.

 Y su versión da también Ramón Garriga que cita a una serie de personas que hicieron todo lo posible por salvar la vida a José Antonio: Joaquín Chapaprieta, Santiago Alba, Miguel Maura y el Conde de Romanones, son los nombres que escribe el historiador, aunque tampoco aporta ninguna prueba documental; sin embargo dice que existe un telegrama de Franco pidiendo la intervención alemana, a favor de la familia política de su hermano Nicolás. Por eso Garriga termina preguntando: «¿Se hizo todo lo humanamente posible por salvar a José Antonio Primo de Rivera?»[iv]. En parecidas palabras es lo que Ramón Serrano Suñer contesta a la periodista Isabel San Sebastián cuando pregunta si Franco pudo haber evitado la muerte de José Antonio: «Ese es un pinto que me produce frío sólo de pensarlo y, como no me gusta hablar sin fundamento y no lo sé, ya que cuando lo fusilaron yo estaba en la cárcel. Creo que la salvación era difícil, pero siempre me he negado a pensar que fuera imposible»[v].

 Mercedes Fórmica, que también dedica al tema algunas páginas en sus memorias, habla del que fue  ministro de Franco, Gamero del Castillo, quien le contó su incorporación a la expedición que salió de Algeciras el 14 de octubre con la intención de salvar a José Antonio. Aquél relata su historia algo diferente a cómo la han hecho otros que dicen haber participado. Historias que Mercedes Fórmica ya había leído y que ante los extraños y complejos resultados de la misión que llevaban aquellos hombres, quienes al parecer no se ponen de acuerdo a la hora de relatar los hechos, esta mujer escribió: «¿Qué hubiera sucedido con José Antonio si se hubiese salvado? Los intentos realizados para liberarlo de su prisión de Alicante todavía permanecen en la sombra»[vi]. Pero pasando el tiempo, a Mercedes Fórmica le van llegando nuevas informaciones, y en unas declaraciones que hace a su biógrafa Rosario Ruiz Franco, le dice: «Mi desengaño llegó cuando comprendí que Franco no salvaba a José Antonio porque no quería»[vii]. En parecidos términos se expresaba Stanley Payne cuando el periodista le preguntó si Franco había hecho todo lo posible por Salvar a José Antonio. Le contestó el hispanista: «En la última etapa, cuando la situación era más difícil y la vida de José Antonio pendía de un hilo. Franco empezó a negar recursos, alegando presiones internacionales y problemas políticos. A Franco no le convenía políticamente salvar la vida de José Antonio».[viii]  

Cuando ya terminaba este escrito, llegó a mis manos un libro que recoge los recuerdos de un emigrante pasiego, Remigio Fernández Gómez, y que ahora, después de muchos años de su fallecimiento, un hijo suyo ha creído oportuno ordenar los papeles que dejó su padre y editarlos. En sus recuerdos  no faltó la enorme preocupación que le producía la guerra civil de España que desde Cuba, a través de la prensa u otros medios, él seguía con enorme inquietud. Hay un momento que en sus papeles nos habla de José Antonio y lo que en aquellas tierras lejanas se decía sobre la posibilidad de poder salvarle la vida. Como he encontrado de mucho interés lo que nos relata Remigio, aunque es una opinión más, he creído oportuno reproducirlas para que después el lector saque sus conclusiones:

 "Posteriormente, el gobierno de la República, cometió otro crimen en la persona de José Antonio Primo de Rivera. En un tiempo como de dos semanas (sic) antes del alzamiento, Primo de Rivera fue detenido y preso. Vino el alzamiento, Primo de Rivera sigue preso. Pasan otros dos o tres meses. Un día dan la noticia, José Antonio Primo de rivera ha sido fusilado. Nunca dijeron ni se supo de qué fue acusado y por qué delito fue muerto. Primo de Rivera no podía estar complicado en el alzamiento ya que José Antonio no tenía buenas relaciones ni con la República y menos con el ejército. Cuando su detención se rumoreaba que serían cosas del ejército cono José Antonio y parece que no fue así por lo que vimos después de verlo fusilado. Por eso la voz popular decía:

-Franco ha ganado la mayor y mejor batalla de esta guerra.[ix] "

Después de todo lo dicho por unos y otros: sea verdad o mentira, sea incierto o cierto, y según las conclusiones sacados de lo que cada uno ha leído, no quiero terminar sin hacer una mención muy especial,  la única documentada con la propia sangre de falangistas, del bello gesto de unos jóvenes de la Vega Baja del Segura que un 19 de julio salieron de sus casas  para dirigirse a Alicante con la intención de salvar la vida de aquel hombre por el que estaban dispuestos a jugarse la suya. Al final se la jugaron pues todos fueron detenidos cuando aún no habían llegado a su destino y después de haber tenido un enfrentamiento armado con los guardias de Asalto. En este enfrentamiento resultaron heridos cuatro falangistas. Pocos días más tarde fueron juzgados y 52 de ellos fusilados el 13 de septiembre de 1936; solamente consiguieron salvarse 7 por ser menores de edad.

  A todos los que por aquella noble causa dieron su vida, que nos ha de llenar de orgullo y emoción, un recuerdo muy especial para ellos ahora y siempre. A los que lograron salvarse, por ser menores de edad, lo mismo. De igual forma debo guardar uno muy personal, y muy querido,  de los camaradas de Juan Torre Nicolás y José Victoria Pamiés, que salvaron la vida por ser menores de edad, a los que tuve la suerte de conocer.

JOSÉ Mª GARCÍA DE TUÑÓN

NOTAS:   


[i] SAÍNZ RODRÍGUEZ, PEDRO: Un reinado en la sombra. Planeta. Barcelona, 1993, pág. 278.

[ii] ANSÓN, LUIS MARÍA: Don Juan. Plaza & Janés. Barcelona, 1994, pág. 137.

[iii] Ibid., Ibid., Ibid.

[iv] GARRIGA, RAMÓN: Nicolás Franco, el hermano brujo. Planeta. Barcelona 1980, pág. 134.

[v] Diario Abc, Madrid, 29-X-1995, pág. 12.

[vi][vi] FÓRMICA, MERCEDES: Escucho el silencio. Planeta. Barcelona, 1984, pág. 32.

[vii] RUIZ FRANCO, ROSARIO: Mercedes Fórmica. Ediciones del Orto. Madrid, 1997, pág. 61.

[viii] Revista Tribuna, 15-XII-1997, pág. 90.

[ix] FERNÁNDEZ GÓMEZ, REMIGIO: Tribulaciones de un emigrante pasiego. Pentalfa. Oviedo, 2009, pág. 59.

servido por memoriazul sin comentarios compártelo

18 Enero 2010

¿SE PUDO SALVAR A JOSÉ ANTONIO? (I)

Como prometimos damos la réplica al artículo de Ricardo Fernández Coll "Richi" sobre los intentos de rescate de José Antonio. Para ello cedemos gustosamente el puesto a un historiador de amplia reputación: José Mª García De Tuñón Aza, que nos honra con esta su primera colaboración.

 Dada la amplitud del artículo la publicamos fraccionado en dos partes.

..........................................

 Hace algunos días leía un artículo en la revista digital MEMÓRIAZUL que, bajo el título Pudo Franco salvar a José Antonio?, firmaba Ricardo Fernández Coll. Al final del mismo su autor decía que estaba dispuesto a rectificar algunas o todas las cosas «siempre que se me demuestre con documentación fehaciente, no con opiniones o palabras sin aval». Estas últimas palabras me llamaron poderosamente la atención porque él no cumplía lo que, como iremos viendo, exige a los demás. Es decir, el autor no aporta ninguna «documentación fehaciente» y sí se aprovecha de las opiniones y palabras sin aval que él, al parecer, reclama a los demás. En definitiva, vale lo que él escribe, pero no dará crédito a los que discrepamos con la mayoría de las cosas que nos cuentan algunos.

 Pero antes de entrar en materia debo referirme a la crítica que hace a los falangistas que, según él, no ven bien a aquellos camaradas que un día «sirvieron en las organizaciones oficiales en vida de Franco». Como no sé qué tiene que ver esto con los intentos de salvar a José Antonio, sólo lo recojo a modo de anécdota añadiendo que siempre ha habido falangistas que vieron bien la actuación de Franco y otros no la han visto tan bien. Creo que ambas cosas son respetables y uno, en mi opinión, no debe ahondar más en esta cuestión porque, por desgracia, hay que reconocer que el nombre de Franco ha servido infinidad de veces para separar más que a unir a los que se consideran falangistas. O como muy bien nos ha recordado el profesor Antonio Brea: «La confusión entre Falangismo y Franquismo había sido letal para el desarrollo del proyecto nacionalsindicalista»[i]. Pero en fin, como esto no es la cuestión, sigamos con el artículo y las aportaciones que el autor, a modo de notario, nos va mostrando en el mismo a lo largo de su extenso artículo.

 Cuando comienza a meterse en su razón lo primero que escribe es que en «Alicante existía una fuerte organización nacionalista, que había logrado el rescate de muchas personalidades y su posterior traslado a zona nacional». Entre las personas que cita, es decir, de las que gracias a esta organización consiguen salir de Alicante, da el nombre de Pilar Primo de Rivera, que si se hubiera tomado la molestia del leer el libro de ésta Recuerdos de una vida, habría visto que Pilar logró salir de Madrid con pasaporte argentino y «al pasar por Alicante no pude ir a ver a José Antonio ni a Miguel, porque no podía comprometer a las Embajadas alemana y argentina, que me habían proporcionado el pasaporte, ni a José María Jardón[ii], que se había responsabilizado de mi viaje. Embarqué en un barco de guerra alemán, el Graf Spee»[iii]. De cómo salieron el resto de personas que cita no interesa en este caso porque además ninguno ha dejado escrito nada sobre el particular, pero lo que sí está muy claro es que la hermana de José Antonio no salió de Alicante ayudada por ninguna organización nacionalista como de manera equivocada dice el articulista. Viajó Pilar en tren desde Madrid a Alicante y aquí sin mayor problema, como ella misma nos ha relatado, embarcó en el buque alemán que la llevó hasta Sevilla.

 El primer intento en liberar a José Antonio tiene lugar, según el autor, el 3 de septiembre y para demostrarlo «aporta» una «transcripción literal» fechada en Burgos que da comienzo con estas palabras: «Los falangistas Julián Mauricio Carlavilla y Miguel Primo de Rivera, llevan plenos poderes de esta Junta para realizar toda clase de gestiones para conseguir la libertad de nuestro Jefe Nacional José Antonio Primo de Rivera, para lo cual respondemos de los compromisos que adquieran con tal fin». Lo firman Manuel Hedilla y Agustín Aznar. Pero lo que llama más la atención de esta «transcripción» es que aparezca el nombre de Miguel Primo de Rivera cuando éste estaba en la cárcel de Alicante con su hermano. Es cierto que anteriormente citaba a Miguel Primo de Rivera y Cobos de Guzmán y bien pudiera estar refiriéndose a éste, algo que no aclara el autor, porque además, en una especie de totum revolutum, da otra serie de nombres -entre ellos Rafael Garcerán[iv]-  que bajo el mando de Agustín Aznar están embarcados en el torpedero alemán Iltis y a los que, por cierto, en ningún momento cita un libro editado en Buenos Aires en 1994[v] que sirvió para que, posteriormente, la revista Interviú[vi] en un alarde de engañar a sus lectores y como exclusiva, publicara un reportaje que tituló: «Hitler quiso liberar a José Antonio». Sobre esta manipulación escribí después un artículo en el periódico Ya[vii] -dirigido entonces por Gustavo Morales-, y en el que, entre otras cosas, hacía ver al lector algún error histórico que contenía el reportaje. Estos errores eran los mismos que habían salido en el libro, lo que demostraba que la información había sido una copia y no una exclusiva como quisieron hacer ver los lectores.

 Uno de los argumentos válidos de Fernández Coll para seguir demostrando la intervención de Franco en el rescate de José Antonio, es el que recoge del libro de García Venero: «Apenas constituida la junta de mando, Agustín Aznar articuló un plan que podía llamarse mixto, pues no se descartaba la posibilidad de un golpe de mano sobre la cárcel de Alicante. Tuvo el apoyo de Hedilla, la asistencia de los generales Franco y Queipo de Llano y el concurso, valioso y decidido, de la Marina alemana...»[viii]. Pero no deja claro en qué consistía esa «asistencia»; palabra, por otra parte, muy ambigua que no nos demuestra nada. Un poco más adelante, escribe: «El papel de Franco en la Junta de Mando, era prominente y así lo reconoce el teniente coronel del estado mayor alemán, Walter Warlimont, que se había entrevistado con Franco el 6 de septiembre». Terminado este párrafo cita un libro de Ángel Viñas y nos lleva a la  página 72 del mismo. Repasada esta página no aparece el nombre de Franco ni el del alemán por ninguna parte. Sin embargo en la siguiente, dice: «No hemos hallado huellas documentales que permitan comprobar si la formación y envío del comando, en lugar de los dos delegados, se había hecho de acuerdo con Warlimont u otros agentes alemanes en la zona nacional o si, por el contrario, era el fruto de un posterior proyecto falangista»[ix]. En una  página anterior, escribe Viñas: «Sin embargo, la parte de los despachos en que Warlimont se refería a los intentos de liberación de José Antonio no ha sido localizada todavía y hasta es posible que haya desaparecido. Han de emplearse, pues, otras fuentes para reconstruir la operación»[x]. Por otro lado, existen unas declaraciones de Viñas, que Fernández Coll omite, a una revista donde habla de dos telegramas fechados los días 20 y 21 de octubre de 1936 y que sobre los mismos, dice:

 "Estos telegramas son la única confirmación escrita de la que podemos presumir, que refleja opiniones o deseos del ya Jefe del Estado y que estas opiniones o deseos del Jefe del Estado tratan claramente de bloquear una liberación de Primo de Rivera. No porque fuera fácil, que no lo era, pero a lo mejor existía esa posibilidad, pero no quiere dar lugar a la liberación, y en cualquier caso si se le libera de entrada comienza a bloquear el tema; que no se le suelte, que esté incomunicado...[xi] "           

 Pero volviendo al grupo capitaneado por Agustín Aznar, Fernández Coll habla de un dinero que el grupo de Sevilla recoge en el Banco de España de aquella capital. La cantidad era un millón de pesetas, pero no nos cita la fuente salvo que lo haya  dicho uno de los componentes de la expedición, Carlos María Rodríguez de Valcárcel, en el periódico La Información del Lunes de Cádiz, que el autor cita a pie de página, y al que no hemos tenido acceso. Y digo que esa información pudo haberla sacado de ese medio porque Agustín Aznar  en el libro de Raimundo Fernández-Cuesta, que Fernández Coll cita, dice que ofreció a un alto cargo de Alicante «seis millones de pesetas»[xii] Sin embargo, otro de los componentes, Federico Menéndez Gudín, en unas declaraciones que hace en un diario, habla de una cantidad de dinero distinta -¿a quién hemos de creer?-, y a la pregunta del periodista de si la operación estaba planeada a base de un golpe de mano, Gudín responde:

 "Mire, un golpe de mano, allí y entonces, no hubiera sido cosa fácil. Eran mínimas las posibilidades de éxito. Teníamos en la cárcel alicantina a un hombre enlace, un oficial de prisiones que, mediante el pago de cuatro millones de pesetas (el subrayado es mío) (¡fíjese cuatro millones de entonces...!), nos entrega en la puerta a José Antonio.

Estábamos en el Iltis fondeados frente a Alicante, cuando subió a bordo el cónsul alemán, Von Nobloch. Primero habló con Agustín Aznar; después, con todos nosotros. Nos explicó que no podíamos desembarcar, que teníamos que regresar. Debió no comprender lo que nos proponíamos. Insistimos y lo ablandamos. Prometió volver con instrucciones concretas. «Pero no desembarquen, recomendó; la Policía está al tanto». Y no desembarcamos. Nos transbordaron a otro torpedero alemán, al Mowe, menos Agustín Aznar y Rafael Garcerán, que se quedaron en el Iltis. Y nos llevaron a Sanlúcar vestidos de marinos germanos[xiii]."

 Pero dicho todo esto, voy a referirme al libro del Marqués de Tamarón, al que Fernández Coll no cita en ningún momento a pesar de que trae muchos datos de la Falange gaditana. Entre ellos, la versión del marqués de cómo se preparó la expedición para intentar salvar la vida de José Antonio. Pero el marqués no nos aclara muchas cosas porque copia bastante del libro de García Venero, Falange en la guerra de España..., y de unas notas que dejó escritas su hermano Manuel. Entre ellas, dice: «El 11 de octubre me trasladé a Cádiz llamado urgentemente... por Sancho Dávila...se trataba nada más y nada menos, de que me encargara de hacer un desembarco en Alicante para liberar a José Antonio»[xiv]. Otras son de su propia ilusión porque al final se hace tal lío, es decir, su totum revolutum  que uno ya no sabe si Franco intervino o no en esa aventura que cada cual cuenta a su manera. Una vez dice que Aznar se entrevistó con él en Cáceres cuando aún no era Jefe de Estado, es decir, hacia septiembre, cuando el propio Aznar en el libro de Fernández-Cuesta dice: «Al volver de Alicante fui a ver a Franco al cuartel general»[xv]. Por aquellas fechas el cuartel general estaba en Burgos, pero como no concreta fecha exacta, Franco no sería Jefe de Estado hasta el 1 de octubre de 1936 y el día 3 traslada el cuartel general a Salamanca.

Su hermano cuenta que es octubre el mes en que lo llaman para liberar a José Antonio, al parecer, en un segundo intento. Más adelante, sin decir fecha, repite que se entrevistaron en Badajoz, ciudad en la que Sancho Dávila, según cuenta, y que recoge Fernández Coll, también se entrevistó con Franco. Es decir, cada uno relata las cosas a su manera y así no hay forma de saber la verdad. Sin embargo, al final, haya habido los intentos que haya habido y las distintas personas que hayan podido entrevistarse con Franco para conseguir salvar la vida de José Antonio, según las referencias de unos y otros, lo cierto y seguro es que no aparece documento alguno sobre el particular que nos haga creer que haya habido intervención de Franco. Algo está muy claro, en los cinco tomos de documentos inéditos que la Fundación Francisco Franco publicó entre los años 1992 y 1994, no hay una sola referencia a esa posible intervención que algunas personas, sin demostrarlo con un simple manuscrito, expediente, protocolo, o sólo con un sencillo papel, nos quieren hacer ver que existió ese socorro y auxilio por parte de quien más y mejor podía prestarlo en aquellas fechas.

 Pero no termina aquí el relato de Fernández Coll, porque también reproduce la carta del hijo de Largo Caballero que se publicó por primera vez en el diario Arriba el 20 de noviembre de 1953. Esta carta que dirige a su padre, le habla de un posible canje  entre él y José Antonio Primo de Rivera. El intercambio nunca se produjo y jamás nadie explicó las razones, ni por una lado ni por el otro, aunque Largo Caballero, dejó escrito: «Alguien hizo circular la especie de que se había propuesto el canje de mi hijo por el jefe falangista Primo de Rivera; que el general Queipo de Llano lo había rechazado y que por esta causa se fusiló en nuestra zona a Primo de Rivera. La especie era absolutamente falsa»[xvi]. A continuación Fernández Coll  pone en boca de David Jato: «Nadie ha explicado porqué; pero de creer a Largo Caballero la nota de canje nunca llegó a su destino». Esta frase que dice estar recogida del libro La rebelión de los estudiantes, edición de 1975, no he podido comprobarla porque la manejada por mí de año 1953, nada dice sobre el particular. Asimismo recoge lo que sobre este asunto escribió Antonio Gibello en José Antonio ese desconocido. Transcribe igualmente unas palabras del ministro de la Gobernación, Ángel Galarza, que publica el diputado y director de El Socialista Julián Zugazagoitia, en su libro Guerra y vicisitudes de los españoles; pero ni unos ni otros aclaran nada sobre si hubo o no participación de Franco en este intento por salvar la vida de José Antonio que, en definitiva, es lo que interesa dejar claro.   

 Habla de la mediación de Miguel Maura para un posible canje a propuesta de Indalecio Prieto que consistía en la entrega de seis millones de pesetas y cuya posibilidad le hace llegar Maura a Hedilla por mediación de Eugenio Montes; pero Fernández Coll no nos aclara qué persona entraba en este canje. Nos remite de nuevo a los libros de Antonio Gibello y de Maximiano García Venero, quienes se refieren el hijo de Largo Caballero y que no se hace necesario volver a repetir. Indalecio Prieto, el propio Fernández Coll lo reconoce, en ninguno de sus libros dice nada sobre esa propuesta a pesar de que habla de José Antonio Primo de Rivera. Por otro lado,  José Antonio Girón, que al parecer, según dice él mismo, fue otro de los que marchó a Sevilla a ponerse a las órdenes de Agustín Aznar, en sus memorias, que también cita Fernández Coll, pone en boca de Fernández-Cuesta, estas palabras: «Raimundo Fernández-Cuesta, que estaba entonces preso en zona roja, tuvo ocasión de hablar con Indalecio Prieto, quien, mucho más astuto que Largo Caballero, le aseguró que si en su mano estuviera él soltaría a José Antonio»[xvii]. Palabras que, por cierto, no reproduce el propio Fernández-Cuesta en sus memorias.

(Concluye en la siguiente entrega)

 ...................................................................

NOTAS:    

[i] Revista Altar Mayor, nº 131, noviembre-diciembre,2009, pág. 1396.

[ii] Agregado civil de la Embajada Argentina en Madrid.

[iii] PRIMO DE RIVERA, PILAR: Recuerdos de una vida. Dyrsa. Madrid, 1983, pág.79.

[iv] El día 22 de febrero de 1986, mantuve una larga entrevista en Madrid con Garcerán, y éste en ningún momento manifestó que la misión que llevaban tuviera el apoyo de Franco, más bien todo lo contrario.

[v] IRURZUN, RICARDO ERNESTO: Crucero 25 de mayo. Proa al Mediterráneo...Agosto 1936. Buenos Aires, 1994. 189 páginas y sin numerar aporta documentación reproducida cerca de 200 páginas. 

[vi] Revista Interviú, nº 1.120, 13 al 19 de octubre de 1997, pás. 42, 43 y 44. Firmaba el reportaje Norberto Bermúdez.

[vii] Diario Ya, 28-XI-1997, pág. 4.

[viii] GARCÍA VENERO, MAXIMIANO: Testimonio de Manuel Hedilla. Acervo. Barcelona, 1972, pág. 224.

[ix] VIÑAS, ÁNGEL: Guerra, dinero, dictadura. Crítica. Barcelona, 1984, pág. 73.

[x] Ibid., pág, 66.

[xi] Revista Patria Sindicalista, nº 7, febrero 1978, pág. 16.

[xii] FERNÁNDEZ-CUESTA, RAIMUNDO: Testimonio, recuerdos y reflexiones. Dyrsa. Madrid, 1985, pág. 163. Esta cantidad nos parece exagerada porque según informes financieros, hoy podrían representar cerca de  mil quinientos millones de pesetas. O lo que es lo mismo, unos 800 millones de euros. Cantidad muy difícil de creer que se pudiera disponer en plena guerra para emplearlo en el rescate de José Antonio.

[xiii] Diario La Nueva España, Oviedo, 26-XI-1972, pág. 25.

[xiv] DE MORA-FIGUEROA, JOSÉ: Datos para la historia de la Falange gaditana. Jerez de la Frontera, 1974, pág. 108

[xv] FERNÁNDEZ-CUESTA, RAIMUNDO: Op. cit., pág. 165.

[xvi] LARGO CABALLERO, FRANCISCO: Mis recuerdos. Ediciones Unidas. México, 1976, pág. 196. Esta misma frase que hemos transcrito, también la transcribe Fernández Coll.

[xvii] GIRÓN DE VELASCO, JOSÉ ANTONIO: Si la memoria no me falla. Planeta. Barcelona, 1974, pág. 43.                

servido por memoriazul sin comentarios compártelo

28 Diciembre 2009

Los intentos de rescate de José Antonio (y V)

 Las Gestiones de la embajada alemana  

Paralelamente a las gestiones de Knoblonch, el en cargado de negocios de la embajada alemana señor Völckers, gestionaba a través de algún representante de la F.A.I, el soborno para lograr la liberación de José Antonio. 

Así tenemos la justificación de Völckers a la intervención de Knobloch, en un primer momento y antes de la llegada de los emisarios de Franco a Alicante, en el diario de Boehm, con fecha del día 15 de septiembre, consta la siguiente a notación: 

"Mientras tanto, el encargado de negocios ha tratado de conseguir mediante soborno la libertad del prisionero. Convenidos detalles con él. A los prisioneros ha de llevárseles en una barca hasta la bahía, donde le recogerá una chalupa son luces procedente del crucero "Nürberg", contra entrega de 100.000 pesetas"  (1)    

De las reuniones de Knobloch, Schwendemann y Carls, según Ángel Viñas, la marina informa a: 

  "Warlimon y alto mando. Para asegurar el éxito del soborno a través de la F.A.I no bastaba el millón de pesetas disponible y se solicitó a Warlimon él envió de otros dos millones." (2) 

El día 15 Ciliax envía un oficial con el cazatorpedero "Albatros", para que se entreviste con el almirante Salvador Moreno y recoja el dinero, cosa que hace pasados unos cuantos días  

El 17 de octubre, es cuando Völckers envía el telegrama señalado anteriormente e informa a Berlín de las conversaciones con  el anarquista "Alfa".  

Incomprensiblemente, cuando envía el telegrama, ¿No conoce Völckers, la segunda conversación de Knobloch, Schwendemann y Carls, en la cual, el segundo reconoce que las gestiones de la embajada, para libertar a José Antonio, no habían tenido éxito?   

El día 20 Ciliax, informa al almirante Carls, que:

"...la acción de la embajada, a través de una persona de confianza perteneciente a la F.A.I., parece seguir siendo el mejor método, aún cuando hasta ahora no se ha conseguido progresos palpables..." 

Siguieron pasando los días, sin producirse novedad en el intento de salvar a José Antonio, el día 4 de noviembre, "Warlimont comunico a Carls que antes de devolver el dinero, Franco proponía una última  intentona caso de que se la considerara con posibilidades: que se canjeara a Primo de Rivera por dinero y un diputado socialista de Asturias (Graciano Antuña) En consonancia con la idea de bajar el precio se sugería que el importe a entregar ni excediera de la suma que administraba  Carls. En caso de que la propuesta no tuviera éxito se solicitaba la pronta devolución del dinero a la zona nacional. (Dopc, tomo 4, p.17, AMAF, legajo M/1.369/80.616"  (3).

Völckers insistía en sus gestiones y el 11 de noviembre, solicita más dinero "... y rogaba se tomase una decisión  pues los progresos que hacían los intentos de soborno aconsejaban disponer de una suma mayor..." (4) 

"Demasiado tarde", afirma Ángel Viñas 

El 14 de noviembre el fiscal Vidal Gil Tirado termina sus conclusiones provisionales, el día 16 empezaba la vista  y el 18 la sentencia.  

Notas:  

  1. "Guerra, dinero..." página 71
  1. "Guerra, dinero..." página 84
  1. "Guerra, dinero..." página 94
  1. "Guerra, dinero..." página 94

.........................................................................

Comentario ¿PUDO  FRANCO SALVAR A JOSE ANTONIO?

Desde el 3 de septiembre de 1936 al 14 de noviembre del mismo año, los intentos "oficiales" para salvar a José Antonio y que intervino Franco, fueron seis.  

En el primer caso Franco aun  no había sido nombrado, Jefe del Estado, ni Generalísimo, pero su preponderancia sobre los demás generales afectos al Alzamiento era manifiesta, sólo comparable en importancia a los generales Mola y Queipo de Llano. 

En principio la idea del soborno (sin saber de quien partió) fue encomendada por la Junta de Defensa Nacional de España al falangista y primo de José Antonio, Miguel Primo de Rivera y Cobos de Guzmán y al ex inspector de policía Mauricio Carlavilla. Pero unas gestiones de Hedilla y Agustín Aznar, primero a Mola y posteriormente a Franco, hacen que se intente el rescate, primero por soborno y si no por la fuerza. La intervención de Franco es manifiesta, se pone en contacto con Queipo de Llano y le autoriza para que del Banco de España, se retire 1.000.000 de pesetas, y se le entregue a Aznar para intentar el soborno. Firma la salida del 1.000.000 de pesetas el administrador del Banco señor Barbero. 

No cabe ninguna duda de la intervención de Franco. 

El segundo caso, canje del hijo de Largo Caballero y 25 rehenes por José Antonio. 

Después de su detención Francisco Largo Calvo, se encuentra detenido en Sevilla y el inicio de las gestiones se empieza antes del nombramiento de Franco como Generalísimo y lógicamente, aún cuando, no se menciona expresamente en los libros consultados, las gestiones las autorizaba Franco. 

El tercer caso el acuerdo entre Maura y Prieto, la autorización para el canje por 6.000.000 y 30 presos la hace Franco, que ya había sido investido como Generalísimo.  

El cuarto caso, el intento de desembarco ideado por Agustín Aznar, no hay duda posible lo autoriza en todas sus particularidades Franco. 

Quinto caso, el intento de la entrevista con el gobernador civil de Alicante, igualmente no hay duda, lo autoriza Franco. Pero aquí empiezan las discrepancias, el telegrama de Warlimont, al almirante Carls, sorprendente según Ángel Viñas, insólito creó yo, y el día 21 otro telegrama de  Warlimonts con nuevos deseos de Franco, pues "Existen dudas acerca del estado de salud mental de Primo" 

Veamos el sexto caso y analicemos las cartas anteriores. 

Las gestiones de la embajada alemana, este es el sexto caso y que se llevaba en paralelo con las otras gestiones, según las documentaciones señaladas en los libros de referencia. Fracasadas las otras gestiones, está según Völckers continuaba y día 4 de noviembre: 

"Warlimont comunico a Carls que antes de devolver el dinero, Franco proponía una última  intentona caso de que se la considerara con posibilidades: que se canjeara a Primo de Rivera por dinero y un diputado socialista de Asturias (Graciano Antuña) En consonancia con la idea de bajar el precio se sugería que el importe a entregar ni excediera de la suma que administraba  Carls. En caso de que la propuesta no tuviera éxito se solicitaba la pronta devolución del dinero a la zona nacional. 

Incomprensible otra vez, aún qué como dice Viñas, "la idea de bajar el precio", ¿Es suficiente para que fracasaran las negociaciones?, ¿Se dejo por ello de intentar rescatarlo? ¿No se hizo lo necesario para rescatarlo?, aún dando por cierto estos telegramas que nos han llegado, sin estar completos en todos sus términos.¿Podemos en conciencia decir algo en contra de Franco, por negligencia en los intentos de rescate de José Antonio?. 

Hasta aquí no. No podemos y tenemos que reconocer, que el fracaso fue debido a los imponderables de una nación en guerra y de las diferentes organizaciones que regían los destinos de la II República, en donde el mando estaba socavado por los intereses políticos de cada grupo y por tanto los criterios eran dispares. 

==0==

Actualmente, el 25 de octubre, MEMÓRIAZUL, nos incluye una reseña del libro de Pedro Sainz Rodríguez "Un reinado en la sombra", en está reseña va incluida una fotografía de un telegrama, que a todas luces es un montaje, pues al leer el texto expuesto en la reseña, en la segunda contestación de don Juan de Borbón se lee textualmente: 

"...Llegó a decirse que hubo un telegrama. Yo no tengo el tal telegrama, aunque sí me comunicaron el texto: "No interesa, no interesa", así, repetido. 

¿Como se pone tal fotografía, si ni tan siquiera se sabe si es verdad la existencia del telegrama? Eso hace confundir a más de uno. 

Debemos quizás recordar, que Pedro Sainz Rodríguez, quién fue ministro con Franco, fue después "un enemigo cordial" como dice Luis Suárez en su artículo "Salvar a José Antonio" ya señalado anteriormente. 

Esta es mi opinión FRANCO HIZO LO QUE PUDO POR SALVAR A JOSÉ ANTONIO. 

Y como siempre estoy dispuesto a rectificar, siempre que se me demuestre con documentación fehaciente, no con opiniones o palabras sin aval.

Ricardo Fdez. Coll

servido por memoriazul sin comentarios compártelo

17 Diciembre 2009

Los intentos de rescate de José Antonio (IV)

Mediación de Miguel Maura Gamazo

Miguel Maura jefe del Partido Republicano Conservador, que se encuentra en Francia, hace llegar a Hedilla, por mediación de Eugenio Montes y Sánchez Román, la propuesta de Indalecio Prieto del canje de José Antonio a cambio de treinta presos y la suma de 6.000.000 de pesetas. Como sea que la llegada de esa propuesta llega el día 1 de octubre, fecha en que es investido como Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos, Francisco Franco, Hedilla se entrevista con él, comunicándole las novedades, Franco consulta con Mola y Queipo y da la conformidad al canje. 

Y una vez más no se consumó el canje, Prieto confiesa no poder hacer nada, dada la vigilancia, que la F.A.I., tenía sobre José Antonio.  

Igual que el anterior, no existe documentación fidedigna sobre el caso y el mismo Prieto en sus escritos, no menciona este episodio. (1) 

Nota:  

1.- Entre otros libros que lo mencionan "José Antonio ese..."  página 288 y "Testimonio" de Hedilla página 224

==0==

El plan de Agustín Aznar Gerner 

Otro intento fallido, y versiones encontradas, Raimundo Fernández Cuesta, nos habla de Agustín Aznar y dice: 

"Agustín, entrañable amigo y camarada, a quien rindo desde aquí mí fraternal tributo de admiración a su lealtad y valor, me confió antes de morir su testimonio escrito, en el que narra con pormenorizados detalles todos y cada uno de los intentos de liberación de José Antonio, en los que siempre participo."  (1) 

Según estos escritos, Agustín Aznar, se entrevisto con Franco al regreso de Alicante y le expone un plan, consistente en un "golpe de mano"  para rescatar a José Antonio y este: 

"Llamo a Martín Moreno, su jefe de Estado Mayor, y planeamos el golpe, se pensó que fuera el "Canarias" el que efectuara el bombardeo y que yo desembarcaría con unos sesenta o setenta hombres. Dio órdenes, como así se hizo. De que me entregaran bombas de mano italianas, subfusiles ametralladores (Smeichers) y explosivos, y que la lancha de desembarco la llevara Mora de Figueroa..."   

Sancho Dávila (2), por su parte dice:  

"Un fugaz paso por Salamanca, unos cambios de impresiones, hicieron decidirme, aun más en mí propósito de entrevistarme sin demora con el general Francisco Franco. Marche a Cáceres...  

Hablamos largo de la guerra, de la zona roja de penalidades sufridas y de la salvación posible de José Antonio. A mi disposición puso todos los hombres que necesitara de las banderas de Falange, barcazas de desembarco, mandadas por Manuel Mora, y un barco de guerra..." 

Se iniciaron los preparativos para la marcha, concentrándose los falangistas en Sevilla, se estudiaron los pros y contras y los días fueron pasando, y un día según testimonio de Girón de Velasco: (3) 

"...entre en un café para comer algo y un individuo de los que había por allí me dijo:

  • "¿Usted también es de los que van a Alicante para rescatar a José Antonio?

Se me cayo el alma a los pies. Aquello era un secreto a voces. Precisamente al día siguiente llegó a Sevilla el representante de Alemania que venía de Alicante y nos aviso: 

  • No se les ocurra ir los están esperando y van a caer todos con José  Antonio.

Aquello se paró  y nadie fue."

Notas:  

1.- "Testimonio, recuerdos y reflexiones" página 162.

2.- "José Antonio, Salamanca... y otras cosas" de Sancho Dávila, Afrodisio Aguado S.A. - Editores Libreros, Madrid 1967, página 91-92

3.- "Si la memoria no me falla" de José Antonio Giron de Velasco, Editorial Planeta, 1ª edición, 1994, página 43

==0==

Segundo intento de Alicante - El Plan de Knobloch

Expulsado de Alicante, Von Knobloch, llega a Sevilla el 6 de octubre y rápidamente se traslada a Salamanca,  donde se entrevista con el ya, generalísimo Franco, e aquí su relato: (1) 

"En Sevilla, volví a hablar del rescate de José Antonio. O desembarco o soborno, y esto último lo propuse pensando en el gobernador civil Vázquez Limón.  

Estaba en Sevilla el consignatario de la Compañía Ybarra don Gabriel Ravello, emparentado con la familia alicantina Pascual de Pobil, y por tanto con Nicolás Franco Bahamonde. Mi plan era el siguiente: Ravello iría en un buque alemán a Alicante, provisto de millones. Como era deber de cortesía que los marinos visitaran a las autoridades y que éstas devolvieran la visita, a bordo, Ravello podría hablar con el gobernador civil. En mi plan figuraba como colaborador él practico del puerto Vicente Pérez. 

Había que contar con el generalísimo Franco ya jefe del Estado, y me traslade en avión a Salamanca. Me recibió Franco y le expuse mi plan, que le pareció aceptable..."    

Según Sancho Dávila, la aportación de los cuatro millones solicitados para el rescate, fue transmitida al "Cuartel General. Franco, sin demora nos lo entregaría; pero en un gesto que enaltecerá siempre a la comunión tradicionalista, por mediación de José Maria Arauz de Robles, aportaron la mitad de lo convenido."  (2) 

Solventada la autorización, Von Knobloch, se pone en contacto con los mandos alemanes y el día 9 el capitán de corbeta Wagner, envía al capitán de navío Otto Ciliax, comandante del acorazado "Admiral Scher" el siguiente telegrama:  

"Es preciso trasladar urgentemente en torpedero al cónsul Von Knobloch a Alicante el 10 de octubre para un asunto de la máxima importancia. Telegrafié hora y lugar de embarque" (3),

Ciliax, trasmite el mensaje al almirante Carls y este ordena que un caza torpedero se dirija a Cádiz y recoja a los emisarios. Embarcan, Knobloch, Gabriel Ravello y Pedro Gamero del Castillo (antiguo presidente de los estudiantes católicos, integrado entonces en Falange y elegido expresamente por  Agustín Aznar) Antes de zarpar, se recibe otro telegrama del almirante Carls, ordenando la anulación del traslado. 

Solventadas las dificultades, parece ser, que el embajador en Lisboa conde Du Moilin Eckart, hizo que desde Berlín, de ordenase el embarque (4), así el día 12 embarcan en el caza torpedero "Lunchs"  en Algeciras y el día 13 son trasbordados al petrolero "Hansa", en donde esperan solución a la posible entrevista con el gobernador civil o el intento por la fuerza. 

La colaboración alemana, esta en controversia, por un lado Knobloch se presenta al almirante Carls, estando presente el consejero de la embajada Karl Schwendemann, que actúa en representación de Völkers y expone que viene con ordenes de Franco y explica los dos planes estudiados, el soborno o el intento por la fuerza. Y por otro lado el encargado de negocios de la embajada alemana H. Völckers, el día 17, es decir después de esa entrevista, informa por telegrama a la  Wilhelmstrasse, que sé está negociando con gente de la F.A.I. 

Parece ser que a raíz  de la reunión celebrada,  Knobloch: "recibió autorización para tomar contacto con personas adecuadas y de conformidad con la embajada para el caso de que el plan de ésta se malograra."  

El telegrama de  Völckers, exponía: 

"...Antes de la llegada de Knobloch la embajada ya había iniciado un intento de liberación a través del anarquista  Alfa, único detentador del poder aquí..."  

Que:  "... el almirante Carls, a quien el alto mando de la marina había ordenado que tomara una decisión de acuerdo con el Ministerio de negocios Extranjeros, determino lo que sigue con mi aprobación: 1) Intento de sobornar al gobernador sin posibilidades por actitud izquierdista del mismo...  2)  La liberación por la fuerza que, supuesta la preparación y realización adecuadas, tendría en sí grandes posibilidades de éxito, ofrece escasa garantía de sacar al prisionero con vida... 3) Por ello los esfuerzos iniciados por la embajada deben continuarse; sólo si no tienen éxito cabe considerar de nuevo la cuestión de la liberación por la fuerza, a realizar únicamente por españoles."  

El día 19 de octubre, según Ángel Viñas, se recibe un telegrama que el mismo califica de sorprendente.  

"Júzguese, pues, la probable sorpresa del vicealmirante cuando, el 19 de octubre de 1936, un telegrama de Warlimont, al que también alude Merkes, le informo de una serie de deseos de Franco que parecían contradecir algunas de las gestiones hasta entonces realizadas: en primer lugar, que se intentase el rescatar a José Antonio sin dinero (¡) que no se comprometieran (Blamage vermeiden), que no se hiciera ningún adelanto, que si se entregaba el dinero fuera a cambio de la persona, que no se hiciera ningún pago en tierra, que se tuviera cuidado con la identidad de la persona entregada, que no había por el momento más dinero disponible, que en la medida de lo posible se regateara el precio y lo que es mas significativo,  que no interviniera el cónsul Von Knoblock (D.Op.C, tomo 3 p. 10, AMAF, Legajo M/1369/80615)

Knoblonch, en la carta del 16 de abril de 1975, no nos dice nada este famoso telegrama, claro ésta que cuando se menciona por primera vez  en "Historia 16" es en junio y en posteriores cartas Knoblonch, sigue sin mencionarlo.  

Sin mencionar fecha, pero lógicamente antes del 22 de octubre, como se vera, según Knobloch (carta 16 de abril),  hubo una segunda entrevista entre Carls, Knobloch y Karl Schwendemann, a bordo del acorazado "Deutschland" y nos dice: 

"Cuando después de la segunda entrevista a bordo del acorazado "Deutschland" entre el Sr. Schwendemann en representación del Dr. Völckers, el almirante Carls y yo, el Dr. Schwendemann tuvo que admitir que las gestiones de la Embajada Alemania de salvar a José Antonio no habían tenido éxito, el almirante Carls a petición mía ordeno al comandante de otro buque de la marina de guerra alemana hacer visita al gobernador civil de Alicante y convenir con él la hora de la devolución de visita a bordo del crucero alemán y trasladar a D. Gabriel Ravello a bordo para realizar la proyectada entrevista entre el Sr. Ravello y el gobernador" 

Ángel Viñas, en su exposición de los hechos, nos dice que el "Deutschland" abandono Alicante el día 16 y que el Almirante Carls, ordeno al capitán de navío Otto Ciliax, comandante del  "Admiral Scher"  que hiciera la visita al gobernador.  

El día 21 Ciliax visita al gobernador (Ángel Viñas, dice "después de haber recibido el telegrama que contenía los deseos de Franco (DopC, tomo 3, p.14) evidenciando esto, sin duda, que Carls no estaba dispuesto a cejar en su empeño."    

El día 22, una media hora, antes de la prevista llegada del gobernador, el petrolero "Hansa", transborda a Ravello, Gamero y Knobloch, al "Admiral Scher", se les pide esperen en el comedor de oficiales, hasta el momento de que sea llamado Ravello, para hablar con el gobernador, espera en vano, la entrevista nunca se celebraría. 

En su carta Knobloch, explica: 

"Fue entonces y contraviniendo las disposiciones del almirante Carls, el Dr. Völkers quien prohibió al comandante del crucero -que media hora antes nos había trasladado desde el petrolero "Hansa" a su barco, diciéndonos que esperásemos en el comedor de oficiales hasta recibir el aviso de subir el Sr. Ravello a entrevistarse con el gobernador civil-... Fue pocos días después también el Sr. Völckers que a través  de su Ministerio de Asuntos Exteriores había conseguido que el Almirante  Carls recibiese la orden de devolvernos otra vez  a la zona nacional."  

Continua Ángel Viñas, comentando: 

"El cónsul coincidió posteriormente con el encargado de negocios en un torpedero alemán y al preguntarle por qué Ravello no había podido hablar con el gobernador recibió como respuesta que no podía permitirse que un emisario de Franco se entrevistara s bordo de un barco alemán con un gobernador republicano"  

Hasta aquí el fallido intento de Von Knobloch, Gamero y Ravello. El 26 de octubre, el caza torpedero "Luchs", los recoge en Alicante y los lleva a Algeciras. 

Siguiendo al señor Viñas, nos señala que el día 21 había recibido otro importante telegrama de Warlimont, con nuevos deseos de Franco: 

"En caso de éxito ruego se mantenga el más absoluto secreto y que, con cualquier pretexto se separe de Von Knobloch  de Primo sin llamar la atención. Deseamos que a Primo le informe en primer lugar un español que se enviará desde aquí. No procede desembarco sin consentimiento de aquí. Existen dudas acerca del estado de salud mental de Primo (DopC, tomo3, p.17) 

En otra carta fechada el 2 de septiembre de 1976, Knobloch escribe: 

"... de su duda sobre el estado mental de José Antonio que no debía -caso de lograr salvarle de la cárcel- hablar con nadie- expresamente y bajo "cualquier pretexto" conmigo ni desembarcar en territorio nacional hasta que Franco enviase a una persona de su confianza para hablar con él. ¿Por qué ni quería testigos que pudiesen decir que José Antonio estaba perfectamente bien de cabeza??? ¿Qué querían hacer con él, caso de haberle salvado de la cárcel de Alicante? Es inútil hablar ahora de ello pero tampoco debemos ignorarlo. Para mí ha sido un duro golpe porque jamás pude creer que Franco para quedar como único jefe -y siendo buen católico "por la gracia de Dios" podía haber abandonado a José Antonio a su suerte que ya se sabía cual sería. Prefiero no pensar ello ya que con pensarlo no se puede remediar lo que ha ocurrido."  

Notas:  

1.- "Testimonio" de Hedilla página 228

2.- "José Antonio, Salamanca..." página  92

3.- Los principales detalles  de este caso, son entresacados de los libros de Ángel Viñas, "Guerra, dinero, dictadura" página 82 y siguientes; carta de Hans Joachim Von Knobloch, de fecha 16 de abril de 1975;  "José Antonio Apuntes para una biografía polémica" principalmente páginas 460-462; "La España política del siglo XX" Editorial Plaza & Janes, S.A., Editores, 2ª edición, mayo 1971. páginas 189-190;  "Historia 16" de fecha 1 de junio de 176, entre otros.  

4.- "Hermandad del Valle. org", "Altar mayor"  número 93 -mayo-junio de 2004 "Salvar a José Antonio" de Luis Suárez. http://hermamdaddelvalle.org

servido por memoriazul sin comentarios compártelo

15 Diciembre 2009

Los intentos de rescate de José Antonio (III)

 Intento de canje por el hijo de Largo Caballero

Francisco Largo Calvo "Paquito", hijo de Francisco Largo Caballero, está cumpliendo el servicio militar como soldado de cuota, en el Regimiento de Transmisiones del Pardo, iniciado el Alzamiento, es detenido y junto con él regimiento, se pasan a zona nacional. Se le traslada a Sevilla, en donde se le encarcela en la celda número 44 de la Prisión Provincial de Sevilla. 

Eugenio Montes Domínguez, camarada y amigo de José Antonio, corresponsal del diario "El Debate", intelectual y escritor, enterado que el hijo de Largo Caballero (Presidente del Gobierno desde el 5/9/36), se encontraba detenido en la Prisión Provincial de Sevilla, y custodiado por falangistas, intenta el canje de este por José Antonio, para ello se entrevisto con varios políticos liberales españoles residentes en Francia y que podían ayudarle en sus gestiones, José Ortega y Gasset, Felipe Sánchez Román (ex ministro muy bien relacionado con Indalecio Prieto), Santiago Alba Bonifaz (ex presidente de las Cortes y con excelentes relaciones con los franceses, amigo personal del Presidente francés desde 4/6/36 León Blun y del ministro de Asuntos Exteriores Ivon Delbos)  

Mientras Eugenio Montes hace gestiones en Francia,  "Paquito" Largo, goza de un trato excepcional en su cárcel de Sevilla; Federico Menéndez Gundin, declara en una entrevista: (1) 

"... el hijo de Largo Caballero fue detenido y llevado a Sevilla, donde le conocí por haber estado varios días con él enseñándole la ciudad, haciéndole grata su permanencia, puesto que nos interesaba su bienestar, por lo menos momentáneo, hasta que su padre contestara a la carta que le envió proponiéndole el canje de José Antonio por él..." 

Efectivamente el 20 de septiembre "Paquito" enviaba a su padre la carta siguiente: 

"Querido padre: En el día de hoy he sabido de ti y se me permite escribirte para que sepas que vivo y me encuentro en prisión pero bien tratado. Hasta ahora no tengo motivo de queja salvo la privación de libertad. 

Te escribo desde muy lejos de Madrid, me han traído donde estoy después de un largo viaje, sin el menor incidente y reinando tranquilidad durante todo el camino. 

Paso a decirte el motivo principal de esta carta. No quisiera causarte el menor disgusto ni que viera en mis palabras temor ni otros sentimientos, impropios de un hijo tuyo que se siente orgulloso de su padre. Se me dice que seria posible entregarme a mí y a otras personas que pudieran interesaros a cambio de José Antonio Primo de Rivera y alguno de su familia que se hallan presos en nuestro poder. Si el realizar este cambio puede perjudicar el triunfo del socialismo, yo se que tú no lo realizarás ni yo lo pido ni lo deseo, pero si al realizarlo no influye para nada en la marcha de la revolución como yo creo, pues unas cuantas personas más en un lado o en otro a los dos meses de la lucha, nada pueden cambiar, te pido que por este medio, salves varios seres humanos y me salves a mí, como tu amor paternal estoy seguro que desea. 

Te repito que no he dicho una sola palabra si con mi libertad corre el menor peligro la revolución y la causa del proletariado. 

Si se hace el cambio o no. Has de saber que mi vida y la de muchos de los nuestros sólo la salvaremos si la salva Primo de Rivera y los que quedan de su familia, si cae uno no tenemos salvación. 

El hecho de dirigirme a ti no quiere decir que olvide a mis hermanos y demás familia, pues no hago más que pensar en vosotros, espero que en tu contestación me dirás cuál es vuestra vida y el estado de salud en que os encontráis. 

Sin más que decirte recibe un fuerte abrazo y da besos a Concha, Isabel y Carmen, confiando que si de ti depende harás todo lo posible por salvarme la vida. 

  • 36. Paco

Nota: Las personas que te entregaran esta carta te ofrecerán todas las garantías. Para tratar este asunto  has de enviar un delegado tuyo con plenos poderes a Gibraltar. El nombre del delegado y de las personas cuya libertad os interesa, los diréis a quien lleve la presente. 

   Vale."      

Se encargaría de llevar la carta a Gibraltar, junto con una lista de 25 canjeables, Julián Mauricio Carlavilla

Según Largo Caballero, en su libro "Mis recuerdos", editado en Méjico en el año 1958 

  "Alguien hizo circular la especie de que se había propuesto el canje de mi hijo por el jefe Falangista Primo de Rivera; que el general Queipo de Llano lo había rechazado y que por esta causa se fusiló en nuestra zona a Primo de Rivera. La especie era absolutamente falsa." (2)   

Este escrito de Largo Caballero, hace que alguno de nuestros historiadores se haga la siguiente pregunta: 

"Nadie ha explicado por qué; pero de creer a Largo Caballero, la nota de canje no llegó jamás a su destino" (3) 

En contradicción con los recuerdos de Largo Caballero, los recuerdos de Julián Zugazagoitia en aquellas fechas director del periódico "El Socialista": 

El ministro de la Gobernación don Ángel Galarza Gago, tenia por costumbre una reunión diaria, por la tarde con los directores de los periódicos y en una de aquellas tardes: 

"Prácticamente la entrevista de aquella tarde había terminado. Conversábamos de pie, cuando Galarza, pidiéndonos promesas de discreción se decidió consultarnos una duda. Aclaro "Sé trata-siguió-de la posibilidad de un canje que se me ha indicado y sobre el que no me resuelvo a decir una sola palabra. Las personas a canjear serían el hijo de Largo Caballero, que como saben lo tienen en rehenes los rebeldes, y José Antonio Primo de Rivera." Copio de mi nota de aquel día: "La repulsa fue general: ¡Imposible!" "¡Ni hablar de eso!"   Yo me callé. Tenía la sensación de que acababa de dictarse, en aquel momento, la pena de muerte contra Primo de Rivera..." (4) 

"El asunto se trata en Consejo de Ministros a propuesta de Giral (5) Hay diversidad de opiniones. Largo Caballero calla dignamente. Rodolfo Llopis (6) critica a Giral a quien imputa incompetencia en este tipo de canjes que no han servido, en algunos casos para nada útil a la República. Y el Gabinete, después de escuchar a Francisco Largo Caballero "No me obliguen ustedes a asumir el papel de Guzmán el Bueno", se opone a la transacción, a excepción de Julián Zugazagoitia, quien como Prieto, siente por el Jefe de la Falange una profunda simpatía, pues le considera, junto a su jefe, "el único hombre con capacidad y emoción para concluir la guerra en un arreglo"    (7) 

Todos los historiadores que han escrito sobre el tema, mencionan con pequeñas variaciones lo tratado en el Consejo de Ministros, pero hasta el momento presente, ninguno, ha aportado ningún tipo de documentación para aseverar las palabras de Largo Caballero.  

* Imágenes tomadas del natural por el socialista Luis Quintanilla en la Carcel Modelo de Madrid (1934) y recogidas en su libro "La Carcel Por Dentro"

.................................................

Notas:  

  1. Revista "En Pie" año 1974 reproducida en "Cinco Rosas", Portavoz de Falange Española de las J.O.N.S., Editada en Molins de Rey  (Barcelona) Director y compositor Francisco Amat Borrull, número 4 página 5
  2. "Correspondencia Secreta" de Francisco Largo Caballero - Prologo y notas de Mauricio Carlavilla, editorial Nos, Madrid 1961
  3. "La Rebelión de los estudiantes" año 1975, de David Jato Miranda página 384
  4. "Guerra y vicisitudes de los españoles"  Editorial Grijalbo 3 edición 1977 página 176.  Zugazagoitia, fue con Negrin, ministro de la Gobernación y escribió este libro en el año 1939, fue fusilado en el año 1940 al mismo tiempo que se publicaba su libro en Argentina, con él titulo "Historia de la Guerra de España"
  5. José Giral Pereira, en esa época ministro sin cartera, encargado de las negociaciones para el canje de prisioneros.
  6. En el momento del relato sub secretario de la Presidencia.
  7.  "José Antonio ese desconocido" de Antonio Gibello, Editorial Dyrsa 1985 página 288. Los subrayados son de este recopilador.

servido por memoriazul 1 comentario compártelo


Sobre mí

"NI ESTA EL MAÑANA - NI EL AYER - ESCRITO" - A. Machado .

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera